Un pH balanceado para una vagina sana

Probablemente no te lo habían dicho antes, pero el pH vaginal puede variar durante los ciclos de vida de una persona. Es muy importante mantener el pH balanceado para que nuestras vaginas estén sanas. 

 

El pH se mide para determinar qué tan ácido es el ambiente vaginal. 

 

Un pH normal es entre 3.8 y 4.5. Las bacterias buenas, o los lactobacilos, viven en armonía en nuestra vagina. Éstas secretan ácido láctico e hidrógeno de peróxido, lo que mantiene el pH en un nivel ácido. Entre más bajo el número, más ácido el ambiente de la vagina. 

 

Cuando hablamos de cambios en el pH durante nuestra vida, nos referimos a que suele estar arriba de 4.5 antes de la primera menstruación en una persona y después de la menopausia. Y, suele ser menos de 4.5 durante los años reproductivos, al menos de que se presente alguna condición o infección que lo aumente. Un pH alto puede ser la causa de infecciones como la vaginosis bacteriana, pues permite a las bacterias malas prosperar y hacer casita en nuestras vaginas. 

 

Nuestro #VulvaBalm 

respeta el ecosistema natural de la vulva y la vagina. La magia de sus ingredientes naturales y de origen orgánico, ayudan a hidratar y a proteger la zona vulvar de factores externos debido a las actividades del día a día.